Escudo de la República de Colombia

Tratamiento de Renovación Urbana ¿un fracaso?

Publicado el Martes, 10 Octubre 2017, en Noticias

En el programa Observatorio de Gobierno Urbano, del Instituto de Estudios Urbanos, los profesores y urbanistas Fernando Montenegro y Fernando Viviescas y el arquitecto Jorge Pérez debatieron sobre los logros y fracasos de este tratamiento y también los retos que tiene para el desarrollo de la ciudad. 

Foto: Barranquilla - IEU

 

La renovación urbana es uno de los tratamientos urbanísticos que orientan las acciones e intervenciones que se pueden hacer en el territorio, que busca revitalizar diferentes zonas de la ciudad. Su eficiencia ha estado en el centro del debate más aún cuando se habla de los fenómenos urbanos que se están consolidando en el mundo con una estimación de llegar al 80% de la población viviendo en zonas urbanas. 

Para el profesor Fernando Montenegro, la renovación urbana ha sido un fracaso frente a las expectativas que ha generado en las ciudades, porque “es uno de los tratamientos más difíciles de sacar adelante; incluso, la economía urbana en los últimos años se ha encargado de mostrar que existen caminos más eficientes, democráticos e incluyentes que le dan mejores luces a la ciudad para modernizarse”.

Incluso, el arquitecto de la Universidad Nacional de Colombia señaló que el tratamiento protagonista de las trasformaciones, la densificación y la modernización de Bogotá no ha sido el de renovación urbana sino el de consolidación. “Esta ciudad se ha trasformado sustancialmente tumbando casas para reemplazarlas por edificios (…) esto ha tenido muchas dificultades porque nunca se tuvo en cuenta el tema de las plusvalías”, dijo.

No obstante, el consultor independiente Jorge Pérez consideró que la renovación urbana en sí misma no es un fracaso, sino que “el problema ha estado en la ciudad, en el sentido de que nos hemos dejado ganar de la especulación del suelo, el facilismo y la mediocridad porque los territorios se han hecho siguiendo las directrices de los propietarios del suelo y de los sectores inmobiliario y nunca hemos sido capaces de seguir las políticas públicas de interés general”.

Para el arquitecto Pérez, el fracaso ha estado en tratar de hacer procesos urbanos complejos formales, omitiendo que las ciudades colombianas son mayoritariamente el resultado de procesos informales de urbanización, que requieren capacidad de recursos financieros, Planes de Ordenamiento Territorial (POT) articulados y gestión por parte de los gobiernos.

Al respecto, el profesor Fernando Montenegro dijo que antes de saber en definitiva si la renovación urbana es un fracaso o no, se tiene que analizar qué está pasando con el territorio y sus expresiones contemporáneas porque la ciudad también es un proceso en construcción.

Para el arquitecto, la renovación urbana no es una concepción que se haya construido en el urbanismo para ser desarrollado predio a predio como se hace en Colombia y coincidió con Jorge Pérez en señalar que este tratamiento “no lo manejan los urbanistas, ni las teorías urbanas, sino quienes se consideran los dueños del suelo y los inmobiliarios que imponen, han impuesto y siguen imponiendo en el país cualquier normativa”.

“Este tratamiento es muchísimo más integral, tiene que ver con desarrollos sociales, culturales, ambientales, económicos para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, reiteró el arquitecto Viviescas.

 

 

El papel de los urbanistas

El profesor Fernando Montenegro manifestó que uno de los fracasos del tratamiento de renovación urbana tiene que ver con la tendencia de algunos urbanistas de definir subjetivamente cómo debe ser una ciudad y la forma en que allí se vive y de la misma manera, calificar un sector como deteriorado o no.

“Es decir, la visión individual se trata de imponer a un conjunto de habitantes sin tener en cuenta las condiciones sociales y económicas en las que viven (…) generalmente se oponen a los procesos de renovación urbana porque ellos no consideran que su territorio esté deteriorado y es allí donde terminan fracasando estos proyectos”, explicó Montenegro.

Contrario a esto, Fernando Viviescas señaló que los arquitectos y los urbanistas son solo “empleados” de los proyectos que se generan y en este sentido, son quienes trazan las líneas de diseño y formulación “pero los procesos son más bien económicos y políticos”. En relación a esto, también mencionó la responsabilidad de la ciudadanía y destacó su interés por apropiarse del desarrollo de sus ciudades.

“Tenemos una ciudadanía mucho más ilustrada, que va entendiendo y va aprendiendo cómo es de compleja la vida en la ciudad, esto va a ir potenciando de una manera positiva los marcos de reivindicación de la calidad de vida en la población”, puntualizó.

Finalmente, Jorge Pérez manifestó que “en Colombia sí es posible hacer renovación urbana, es necesario hacerla en Colombia y hay casos muy exitosos donde este tratamiento lejos de hacer un problema ha sido redentor”.

  • Escrito por Paola Medellín y Juliana Fernández

    • Etiquetas: AGU, OGU2016
    • Visitas: 2091
    • Calificar:
      3.3/5 Rating (3 votos)