Escudo de la República de Colombia

La implementación de los POT tiene deficiencias por la ignorancia del espectro político

Publicado el Viernes, 21 Julio 2017, en Noticias

Este 2017 se cumplen 20 años de la expedición de la Ley 388 de 1997, un hito importante para el ordenamiento territorial en Colombia.

Foto: Profesor Fernando Viviescas (IEU)

 

El profesor del Instituto de Estudios Urbanos de la U.N., Fernando Viviescas, analizó las dificultades que ha tenido la implementación de la Ley 388 de 1997 y dentro de ella, la de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), que según el arquitecto y urbanista, ha sido lenta, tortuosa, equívoca, intermitente y eventualmente trágica.

En su intervención en el Foro "20 años de Ordenamiento Territorial en Colombia”, el Profesor Viviescas afirmó que uno de los factores que ha causado deficiencias en la implementación de los POT en el país tiene que ver con la “ignorancia supina que caracteriza a nuestras organizaciones políticas de todo el espectro, en relación con la cuestión compleja de la ciudad y de la vida ciudadana”, dijo.

A esto agregó que “el espectro político en Colombia ignora totalmente lo que es la Constitución Política y la trascendencia y significado de la forma de vida que hemos optado los colombianos. No tiene idea de la ciudad como entidad de existencia”.

IMG 6120

El arquitecto y urbanista señaló que la Academia también está en deuda con la ciudad, porque a pesar de la existencia de innumerables programas universitarios de posgrado y de especializaciones urbanos que existen, la mayoría “tienen como objetivo producir profesionales para que vayan a las oficinas que intervienen la ciudad, pero no pensadores, investigadores y difundidores de una cultura de la ciudad”, manifestó.

En cuanto a la entrada en vigencia de la Ley 388 de 1997, el Profesor Viviescas resaltó que tiene una importancia histórica porque por primera vez se plantea en Colombia la idea de que se puede, se debe y se tiene que vivir en un ambiente civilizado en el cual el conocimiento, la ciencia, la cultura y el arte deben entrar en un marco en el cual se determine cómo los colombianos construyen ciudad.

En este sentido, el académico destacó cuatro condicionantes trascendentales de esta Ley para la construcción de un proyecto de sociedad contemporáneo:

1. De entrada se imponía la política de la Planeación Urbana y Regional con lo cual a partir de ese momento las urbes colombianas deberán contar con un norte programático y existencial que ha de permitir que su futuro pertenezca a toda la ciudadanía y, de manera abierta, pueda ser tratado de forma inteligente y responsable.

2. También se abría paso a temáticas tan fundamentales como la cuestión ambiental, el diseño de una intervención urbana consciente de su responsabilidad frente al cambio climático: esencial como objetivo del ordenamiento territorial el cual, por extensión, nos pone conscientemente en relación con la Tierra, y con el Universo.

3. Como nos ubica en el Mundo actual y hacia el futuro el imperativo de asumir una perspectiva inclusiva en la construcción de proyectos de ciudad, el cual da lugar a que los referentes de diversidad y de tolerancia tengan que tener presencia expresa en el ordenamiento del territorio y en su papel de cualificar la vida ciudadana: la superación indispensable de la segregación socio-espacial, para construir las nuevas ciudadanías.

Sobre este punto, el Profesor Viviescas indicó que este elemento abre la perspectiva del tratamiento inclusivo y la posibilidad de que la revolución feminista pueda entrar en Colombia como un aspecto central de consideración para construir cualquier tipo de proyecto de sociedad y de ciudadanía.

“Abre la posibilidad de integrar a más de la mitad de la población colombiana que había sido sistemáticamente excluida de cualquier posibilidad de participación, en la vida general y en la definición de lo que podría ser la sociedad y la ciudad colombiana: las mujeres”, explicó el académico. 

4. Desde otra perspectiva, la Ley, al entregarle al Estado y a la ciudadanía el poder de definir las pautas fundamentales del POT, hacía que se impusiera como principio de desarrollo el interés general, no solo sobre el particular sino en la perspectiva de que lo estratégico prevaleciera sobre los intereses de momento.

“Estos cuatro elementos son fundamentales para tenerlos en cuenta y más aún cuando nos aprestamos a dejar 80 años de dominación de la barbarie para encontrar una perspectiva de vida ciudadana en la cual el territorio sea un elemento que no solamente nos permite construir nuestra espacialidad, sino hacerla en las mejores condiciones de existencia”, puntualizó.  

  • Escrito por: Paola Medellín

     

     

    • Etiquetas: Participaciones Eventos
    • Visitas: 4393
    • Calificar:
      5.0/5 Rating (1 votos)