Escudo de la República de Colombia

La crisis del campo colombiano: Factor que aumenta el crecimiento urbano

Publicado el Martes, 11 Julio 2017, en Noticias

La importación de alimentos en 1990 era cercana a las 500.000 toneladas, para diciembre del 2016 se registraron 12 millones de toneladas de alimentos importados. 

Cultivos en Tenjo, Cundinamarca. Foto: Jorge Bueno - Flickr

 

Para Fabio Zambrano Pantoja, Historiador y Profesor del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Bogotá, una de las razones que explica el crecimiento de la ciudad, son las migraciones, ya sean en razón al desplazamiento por el conflicto armado, para aquellos departamentos con antecedentes de violencia, o por el cambio de uso del suelo rural como ocurre en Bogotá, debido al aumento de los índices de importación de los alimentos del país que deja en quiebra a los agricultores tradicionales colombianos.

Según explica el Profesor “la importación de alimentos inicia desde 1990 con cerca de 500.000 toneladas y para diciembre del 2016 cerró con 12 millones de toneladas de alimentos importados”, haciendo que los campos estén siendo desalojados por los campesinos que no pueden competir con los alimentos que son importados o producidos en gran escala.

"Estos alimentos o materias primas son importadas con subsidios del Gobierno norteamericano y el Gobierno canadiense, así que para el caso del maíz, a nosotros nos llega este a unos precios frente a los cuales el campesino colombiano de Cundinamarca no puede competir y esto es lo que uno encuentra especialmente al oriente en los municipios de Fumeque, Caqueza, Choachí, Chipaque, Junín y la Unión, por lo cual, se encuentran las casas abandonadas, desapareciendo las comunidades campesinas e impulsando la migración hacia la capital", explicó el Profesor.

En este sentido, cuando analizamos el tema del crecimiento demográfico de las ciudades, se debe tener en cuenta esta importante situación, ya que inicialmente solo se ve como una cuestión atribuible al desplazamiento forzado por efectos del conflicto y no de la carencia de la agricultura.

“En el caso de Bogotá, considero que pesa más los efectos de la política internacional colombiana, es decir, de los tratados de libre comercio, la importación de alimentos y la destrucción del campo”, aseveró el Profesor, lo cual pone en jaque a los campesinos Cundinamarca, Boyacá y gran  parte de Santander.

Por lo anterior, el Profesor hace un llamado para entender que los campesinos no son desechables y no se puede sustituir el campo colombiano, por los cultivos de otros países; “es una invitación a que pensemos que el crecimiento de la ciudad no puede seguir realizándose a costa de la vida del campo colombiano, es interesante, se analiza la política agropecuaria que hay en Europa, Estados Unidos, Canadá y en las grandes potencias, las cuales se basan en el principio de seguridad alimentaria, la cual no tenemos en nuestros alimentos puesto que en su gran mayoría son importados”.

 

  • Etiquetas: 100Expertos, AGU
  • Visitas: 1263
  • Calificar:
    5.0/5 Rating (2 votos)