Escudo de la República de Colombia

¿Está mal diseñada la Reserva Van Der Hammen?

Publicado el Miércoles, 14 Junio 2017, en Noticias

La polémica por el futuro de la Reserva Thomas van der Hammen no cesa. La conveniencia para Bogotá de urbanizar o no esta zona sigue en el centro de debate entre ambientalistas y urbanistas.

Cortesía

 

El profesor Fernando Montenegro, arquitecto, urbanista y profesor del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia, afirmó que esta reserva en la actualidad no está cumpliendo con su misión de conectar los Cerros Orientales de la ciudad con el río Bogotá y de ahí la importancia de rediseñarla.

“Hay que rediseñar la Van Der Hammen para organizar la ciudad desde el punto de vista ambiental”, asegura el Profesor Montenegro y agrega que actualmente esta área protegida “no cumple su labor, no está conectando distintos elementos ambientales y naturales de la ciudad”.

Al respecto, el Profesor Gonzalo Andrade, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia, afirma que la Reserva no necesita rediseñarse porque sí está permitiendo una conectividad entre el Cerro Manjui, el Bosque de las Mercedes, el Cerro de la Conejera, los Cerros Orientales y el río Bogotá.

“Se ha demostrado que la zona donde está la reserva es el único espacio donde cabe y está plenamente justificado con 13 estudios que se hicieron y que sirvieron para declarar esta área como una reserva”, explica el Profesor.

Según el biólogo, muestra de la conveniencia de la Reserva Thomas van der Hammen es que este año se han visto especies, que en se encontraron en 2010 alrededor de esta área, volando a 3.200 metros hacia el Río Bogotá. “Antes no pasaban más allá de la Autopista Norte porque no existía la conectividad del ecosistema”, indica.

No obstante, para el profesor Fernando Montenegro es importante considerar que las ciudades tienen que crecer y en ese sentido Bogotá sigue necesitando tierra. Por esto, plantea que no se trata de urbanizar la Reserva sino de integrarla en un proyecto general, “en una tesis de crecimiento urbano en donde los elementos naturales participen activamente”, es decir, “viviendas que estén con la reserva y no en la reserva: que convivan juntas”.

Lo anterior para el profesor Gonzalo Andrade “es imposible” si se tiene en cuenta que en la Reserva hay agua subterránea que corre del Cerro de la Conejera al río Bogotá. “Así digan que es un potrero, lo que hay que hacer es una restauración del ecosistema porque las 1.395 hectáreas están divididas en zonas de conservación, restauración y uso de la biodiversidad”, insiste.

Lo cierto es que la Administración Distrital tendrá que presentar el proyecto completo, mediante el cual busca intervenir esta reserva forestal que fue declarada como área de protección ambiental por el Ministerio de Ambiente en el año 2000.

  • Escrito por Paola Medellín 

    • Etiquetas: AGU
    • Visitas: 798
    • Calificar:
      0.0/5 Rating (0 votos)