Escudo de la República de Colombia

El ejemplo del carro compartido debería empezar por el Estado

Publicado el Miércoles, 22 Marzo 2017, en Noticias

Las administraciones de las ciudades se hacen las ‘miopes’ frente a la movilidad compartida

El ejemplo del carro compartido debería empezar por el Estado

En el programa de radio Observatorio de Gobierno Urbano, del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional, se conversó acerca de la importancia que merece el uso de los avances tecnológicos en pro de la movilidad en las grandes urbes, haciendo énfasis en la movilidad compartida. Sin embargo, el panorama actual en Colombia demuestra un atraso en el control e implementación de este por parte del Estado.

Para Fernando Rojas, Politólogo y experto en movilidad, estamos en una era en la que la tecnología es un agente transformador, no solo en la vida social de las personas sino en todo lo que le rodea y utiliza, y allí está incluida la movilidad. Explica que como sociedad “no estábamos preparados para su llegada” y que el sector Gobierno reaccionó de manera tardía frente a una tendencia que no va a parar.

Hay que tomar en cuenta, que la movilidad compartida no va a llevar a que la gente compre menos carros y menos en un contexto como el actual en donde la adquisición de un automotor es una búsqueda aspiracional, “tan pronto mejoran los ingresos (...) inmediatamente las personas intentan comprar un carro o una moto” agrega el politólogo. Sin embargo, es una tarea en la que movilidad mejoraría a través del comportamiento de los ciudadanos.

Pero para que esta modalidad funcione, según explica Fernando Rojas, el Gobierno debe fijar su mirada en las iniciativas privadas que se han creado para este fin en los últimos años. Indica que una de las grandes dificultades radica en el desinterés y falta de norte para que, a través de estas plataformas, se permita visualizar que la movilidad compartida está siendo promovida por el Gobierno, es el caso el Ministerio de las Tecnologías y Comunicaciones (MINTIC) y el Ministerio de Transporte “si es el mismo gobierno y no conversan, y no se ponen de acuerdo pues el único afectado es el usuario”.

Aunque para José Stalin Rojas, Profesor y Director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la U.N, el Estado debe dar una orientación al mar “turbulento” de las aplicaciones, admite que es un trabajo bastante difícil de hacer, y más en una época en la que la velocidad de las tecnologías avanza más rápido que las acciones del Gobierno en cuanto regulación y puesta en marcha, “creemos que el Estado necesita una velocidad mayor para expedir las reglamentaciones y moldear el mercado, es solamente ver que UBER sigue funcionando a pesar de éstas”.

La verdadera Movilidad Compartida

El experto Rojas, enfatiza en que para que tengan validez ideas como estas, además de tener una vigilancia y control por el Estado, debe ser experimentada sin ánimo de lucro pues perdería la esencia en el cambio de comportamiento del ciudadano “lo interesante del carro compartido es que como ciudadanos logramos encontrar un camino para ponernos de acuerdo (...) y utilizar de forma racional la infraestructura y las potencialidades que pueda tener por el hecho de que el carro vaya lleno, en el momento en que las aplicaciones empiezan a pensar, yo tengo que cobrar por la intermediación, pues también se desvirtúa”.

Para el Profesor Rojas, el tema de movilidad compartida funciona a través del ejemplo “uno esperaría que el alcalde, el secretario de movilidad y el de cultura compartieran el carro, ese sería un buen mensaje”, explica que de esta manera los conjuntos residenciales, las empresas y universidades lo tomarían como ejemplo y lo seguirían. Pero, que al no haber esa pirámide de funcionamiento “terminamos haciéndolo desde nuestros propios círculos” y no sería ese el derecho de las cosas.

“Hoy hay mucha gente joven que está dispuesta a compartir su carro” comentó el politólogo, lo que no sucede con los adultos mayores. Para El Profesor Rojas la tecnología puede causar un gran impacto positivo en la movilidad, “pero se necesita cobijar a una amplia gama de la población que es analfabeta tecnológicamente hablando”.

El experto en movilidad propone que a través de plataformas como UBER se puedan estudiar los factores de riesgo a personas que quieran compartir su carro y comprender las dificultades de los incentivos monetarios que promueven. Explica que de esta manera las administraciones, desde las políticas públicas, puedan ofrecer alternativas, “desde los gobiernos anteriores, creen que la movilidad de la gente simplemente cambia por decreto y eso genera aun divorcio entre lo que las autoridades quieren y lo que la ciudadanía en la vida real termina viviendo” agregó.

En conclusión, las ciudades necesitan replantearse los modelos y políticas actuales con el fin de aprovechar al máximo la “movilidad compartida”, y estar dispuestos a buscar una legislación innovadora, flexible, y que genere beneficio social. De no existir este debate seguirán creciendo de una manera desordenada y sus beneficios para la movilidad urbana podrían verse desperdiciados.

El Observatorio de Gobierno Urbano se emite los miércoles de 6:00 p.m. a 7:00 p.m., en UN Radio (98.5 F.M. en Bogotá) bajo la conducción del profesor Carlos Alberto Patiño Villa, director del Instituto de Estudios Urbanos y la participación de Andrea Hernández, investigadora del IEU, Angélica Cupajita y Milton Medina asesores de comunicación del mismo Instituto.

No video selected.
  • Etiquetas: OGU2016
  • Visitas: 541
  • Calificar:
    5.0/5 Rating (1 votos)